Causas del Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP)

A pesar de que hace casi un siglo que esta patología fue descubierta, hoy en día todavía se desconoce la causa exacta que desencadena este desorden ginecológico y metabólico. De hecho, muchas de las teorías sobre el posible origen del SOP resultan confusas, pues a veces es difícil esclarecer si la posible causa no es realmente una consecuencia de la propia enfermedad.

Se sabe que existe un componente genético importante en el desarrollo del SOP. Sin embargo, no se trata de un solo gen, sino que la alteración de varios genes junto con la influencia de factores ambientales (estilo de vida, alimentación, etc.) son las responsables del desarrollo del síndrome de ovarios poliquísticos.

Esta enfermedad es, por tanto, una patología multifactorial. Debido a esto, su diagnóstico puede ser un proceso complicado.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Resistencia a la insulina

La insulina es una hormona producida y liberada por el páncreas, necesaria para que los órganos tomen la glucosa de la sangre y, de esta manera, las células de cada uno de ellos puedan obtener energía y realizar su función.

La resistencia a la insulina ocupa un papel clave dentro del cuadro clínico del SOP. De hecho, del 50 al 70% de las mujeres con este síndrome, independientemente de su peso, presentan resistencia la insulina.

Esto significa que esta hormona, a pesar de que es producida correctamente, no es capaz de ejercer su función de forma eficaz. El organismo, por tanto, detecta que esos niveles de insulina son insuficientes.

Para compensar la ineficacia de la insulina, la producción por parte del páncreas aumenta de manera exagerada y se produce un exceso de ella en sangre. Se deriva lo que conocemos como hiperinsulinemia.

Por lo tanto, la resistencia a la insulina provoca, a su vez, un exceso de insulina en sangre.

¿Qué efectos tienen los niveles elevados de insulina?

La resistencia a la insulina, a través del hiperinsulinismo, es un poderoso amplificador de lo que llamamos hiperandorgenismo, ya que promueve los siguientes procesos:

  • Aumento en la producción de andrógenos: la insulina promueve la síntesis de andrógenos tanto en el ovario como en las glándulas suprarrenales. Ello favorece la anovulación.
  • Estimulación de la liberación de LH: el aumento en la concentración de esta hormona potencia el efecto hiperandrogénico, pues su principal función es impulsar la síntesis de andrógenos en los folículos ováricos.
  • Disminución de la síntesis hepática de SHBG: la hormona SHBG, (por sus siglas en inglés, Sexual Hormone Binding Protein), es la principal transportadora de andrógenos en la sangre. Cuanto menor sea su concentración, mayor cantidad de andrógenos libres habrá en sangre que puedan ejercer su función sobre ovarios y otros tejidos.

Actualmente, se desconoce si la resistencia a la insulina es un factor causante de SOP o si, por el contrario, es una consecuencia del mismo.

Niveles elevados de andrógenos

Los andrógenos son un grupo de hormonas entre las que se encuentra la testosterona: la hormona masculina por excelencia. Entre sus funciones principales se encuentra la de impulsar el desarrollo de los caracteres sexuales masculinos.

En la mujer, los andrógenos son producidos por los ovarios y las glándulas suprarrenales, aunque en una proporción mucho menor que en el caso del hombre.

Sin embargo, cuando el nivel de andrógenos en sangre sobrepasa el límite normal en la mujer, el ciclo ovárico se ve considerablemente alterado. Los folículos no se desarrollan correctamente y quedan encapsulados en los ovarios. Así, se forman quistes sin que se produzca la ovulación, pues no llegan a alcanzar una grado de madurez tal como para ser liberados. De esta manera, se producen los ciclos anovulatorios. Esta situación dificulta en gran medida la posibilidad de conseguir un embarazo de forma natural.

Consecuencias del hiperandrogenismo

Además de causar de forma indirecta la anovulación, el hiperandrogenismo es el principal responsable de muchos de los síntomas clínicos del SOP.

  • Hirsutismo:desarrollo desmesurado de vello en zonas inusuales como cara, barbilla, pecho, espalda o brazos.
  • Acné: aparición de granos y puntos negros a consecuencia del exceso de grasa en la piel.
  • Androgenismo bioquímico: niveles elevados de testosterona en sangre.

Los síntomas producidos por la elevada concentración de andrógenos en sangre precisan de la aplicación de un tratamiento para reestablecer los niveles hormonales adecuados.

La obesidad también puede formar parte de este síndrome, pues el SOP está ampliamente relacionado con trastornos metabólicos como la resistencia a la insulina, anteriormente nombrado.

Por ello, si la mujer, además de padecer SOP, presenta sobrepeso, los efectos masculinizantes del exceso de andrógenos pueden verse agudizados, dado que el tejido adiposo es un gran productor de estas hormonas.

El acné, por su parte, es otro signo característico de este síndrome también relacionado con el exceso de hormonas masculinas. El aumento en la aparición de granitos y espinillas se debe a que la testosterona favorece la producción de grasa por parte de la piel. La acumulación de grasa obstruye los poros y aumenta el acúmulo de bacterias y la formación de granos de pus.

Reproducción Asistida ORG te ofrece un precio especial y una primera visita gratuita en uno de los centros reproductivos con los que tenemos convenio. Para conseguir estos cupones puedes entrar en el siguiente enlace: Ver descuentos en tratamientos de fertilidad.

Otras posibles causas de SOP

Además de las anteriormente nombradas, existen otras posibles explicaciones al origen de este síndrome como las que comentamos a continuación.

Desórdenes hipotalámicos

El hipotálamo es una glándula cerebral que regula muchas funciones corporales. Entre ellas, se encarga de producir una de las hormonas más importantes por las que se rige el ciclo menstrual de la mujer: la hormona liberadora de gondotropinas (GnRH).

Esta hormona presenta una peculiaridad: es liberada de manera pulsátil a la hipófisis siguiendo picos de liberación de 90 minutos.

Su descarga sobre la hipófisis, como su propio nombre indica, provoca la liberación de las gonadotropinas FSH y LH. Si existe un fallo en el hipotálamo, el ritmo de liberación de la GnRH se ve alterado. Consecuentemente, ocurrirá lo mismo con la producción y liberación de las gonadotropinas.

Precisamente, una de las teorías de la posible causa del síndrome de ovarios poliquísticos postula que un fallo en la liberación de la GnRH es el responsable de este síndrome.

Una mayor pulsatilidad en la liberación de la GnRH provoca una mayor producción de LH haciendo que su concentración pueda llegar a ser 3 veces mayor que la de FSH. Esto provoca que haya una mayor producción de andrógenos que impidan la ovulación, pues la LH es la responsable de inducir la producción de estas hormonas en los ovarios.

Alteraciones hepáticas

Entre las muchas funciones que posee el hígado, una de ellas es la síntesis de la proteína que transporta la testosteorona a través del torrente sanguíneo: la SHBG.

Si existe alguna patología en el hígado y la síntesis de SHBG se ve reducida, habrá una mayor cantidad de andrógenos libres en sangre que puedan provocar los trastornos propios del SOP.

Como se ha nombrado anteriormente, esta situación puede verse fomentada cuando se producen niveles anormalmente elevados de insulina en sangre.

Disfunción en la foliculogénesis

A través de estudios ecográficos y biopsias de tejido ovárico, se ha observado que las pacientes con SOP presentan un recuento de folículos en crecimiento de 2 a 3 veces superior a las mujeres sanas.

Este pool de folículos son los que han ido madurando desde su estado primordial y han alcanzado un tamaño considerable como para poderse ver mediante ecografía. Son, por tanto, susceptibles de ser ovulados.

Se postula que en el SOP, el número de folículos que cada mes son reclutados para comenzar el crecimiento y, entre los cuáles se encuentra el que finalmente será ovulado, es mucho mayor debido a que la concentración de estrógenos no es suficiente para que éstos terminen su maduración. De ahí que queden atresiados en el ovario formando los característicos quistes.

Preguntas de los usuarios

Si tengo la LH aumentada, ¿tengo SOP?

No. Antiguamente, se empleaba la medición del nivel de LH como criterio para el diagnóstico de SOP. Sin embargo, al comprobarse que no todas las pacientes con SOP presentan niveles de LH anormalmente aumentados, se descartó.

Padezco SOP pero tengo un IMC (índice de masa corporal) normal, ¿tengo que bajar de peso para mejorar mis niveles de insulina?

La dieta y el ejercicio físico para bajar de peso son una recomendación muy empleada en casos de SOP cuando la mujer, además, padece sobrepeso. Si la mujer ya está delgada no es necesario que adelgace más, pues la pérdida de peso puede incluso empeorar la situación.

¿El SOP siempre va acompañado de hirsutismo?

Aunque los síntomas pueden ser distintos dada la gran diversidad con la que este trastorno se puede manifestar, el hirsutismo suele presentarse en casi el 80% de los casos de SOP. En la gran mayoría de ellos, los andrógenos, por una u otra razón, se encuentran elevados, lo cual produce este efecto secundario tan llamativo.

Lectura recomendada

Como hemos podido comprobar, el origen de esta patología es un tanto complicado de establecer. Esto, a su vez, puede dificultar su diagnóstico. Para conocer qué criterios se tienen en cuenta, te recomendamos que leas el siguiente artículo: Cómo se diagnostica el SOP.

En el SOP, los niveles de muchas hormonas se ven alterados, especialmente la LH, la AMH y los andrógenos como la testosterona. En el enlace que te presentamos a continuación podrás saber cuáles son los rangos normales de estas hormonas: Valores hormonales en la mujer.

Una de las características principales del síndrome de ovarios poliquísticios es la anovulación. Los folículos no pueden desarrollarse correctamente y el óvulo no se puede expulsar hacia las trompas de Falopio. ¿Quieres saber en qué consiste este fenómeno? Te lo explicamos en este interesante artículo: ¿Qué es la anovulación?

3 comentarios

  1. avatar
    kendra

    La verdad es que esta explicación me ha dejado un poco más calmada, aunque me siento mal, porque tengo miedo de ser infértil… Llevo padeciendo de dolores en los ovarios y periodo menstrual tardío casi 3 años, desde mis 15 años. Me estoy tratando con un ginecólogo por motivos de ovarios poliquísticos. Necesito ayuda, tengo miedo.

  2. avatar
    teresa cruz

    Una pregunta: ¿es lo mismo el sindrome de “ovarios poliquisticos” que tener ovario poliquistico?

  3. avatar
    Alejandra

    Hola tengo 15 años y he tenido varios síntomas que me preocupan tales como menstruacion irregular(se me retraso la regla dos semanas y el sangrado duro sólo un día )(soy virgen ) y más acné de lo normal en la zona del pecho. Quisiera saber si puede ser que yo tenga esta enfermedad o cual otra podría ser por favor

Descuentos
en clínicas

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.