Fertilidad en caso de síndrome de ovarios poliquísticos

Los problemas de fertilidad son una de las principales consecuencias del síndrome del ovario poliquístico (SOP). El 75% de las mujeres con el síndrome presentan infertilidad.

SOP y embarazo de alto riesgo

Aunque el síndrome no tiene por qué causar problemas de infertilidad, se relaciona con embarazos de alto riesgo. Una mujer con SOP tiene mayores posibilidades de aborto, desarrollo de diabetes gestacional y elevada presión sanguínea.

Normalmente disminuyen las posibilidades de lograr un embarazo de forma natural ya que la ovulación está alterada por los altos niveles de FSH. Por otra parte, se piensa que los niveles anormales de insulina también pueden contribuir a que los óvulos sean de peor calidad, lo que dificultaría aún más la concepción.

Pruebas médicas y posibles tratamientos

A veces se requieren tratamientos médicos para regular el ciclo reproductivo, así como procedimientos de reproducción asistida. Para lograr un embarazo es fundamental la ayuda y guía de un médico especializado en el síndrome, ya que antes de buscar el embarazo es necesario controlar algunos de sus síntomas, como el sobrepeso.

Se realizan exámenes para detectar los períodos de ovulación con el fin de aumentar las posibilidades de lograr la gestación. Si los medios tradicionales fracasan se puede recurrir a tratamientos de reproducción asistida, que en los últimos años han ampliado su variedad y han mejorado tasa de éxito.

Lo habitual es estimule el ciclo ovárico de la mujer con la inyección de hormonas que promueven la ovulación. En casos más complicados se puede recurrir a técnicas más complejas como la inseminación artificial (IA) o la fecundación in vitro (FIV).

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.